El clima en Gales

Gales

Gales es una de las naciones que constituyen Reino Unido. Se ubica al oeste de la Isla de Gran Bretaña y teniendo en cuenta su situación, no es de extrañar que su clima tenga mucho que ver con el resto de la gran isla.

El clima es oceánico, algo que es bastante normal teniendo en cuenta la proximidad del Océano. Se caracteriza por tener unas temperaturas suaves durante el verano, con unas medias de 15º a 18ºC y unos inviernos bastante frescos, que incluso pueden derivar en fríos con temperaturas por bajo de los 5ºC.

Aunque el paisaje puede ser muy diferente al de Inglaterra, lo cierto es que el clima no lo es tanto. Las estaciones, como en el resto de la isla, son muy pronunciadas. Esto significa que tendremos calor desde mayo hasta el mes de agosto (incluso mitad de septiembre) y el frío llegará rápidamente en septiembre hasta el mes de abril, de esta forma muchos aseguran que ni la primavera ni el otoño son casi perceptibles.

Aun así, podemos decir que el clima aquí es mucho más húmedo que el clima de Inglaterra. Esto significa, que por desgracia, llueve más. Además, por norma general nos encontraremos con menos horas de luz al día.

Si bien es cierto que las temperaturas suelen ser más o menos regulares. Lo cierto es que en las zonas de montañas pueden ser un poco más extremas, con variaciones bastante radicales en periodos relativamente cortos. Esto es algo a tener muy en cuenta, dependiendo de la zona en la que nos establezcamos.

Otro punto a tener en cuenta es que en verano, en la zona costera, las temperaturas serán un poco más altas que en el resto de Gales. Así pues, se podrá disfrutar un poco más del litoral.

El mejor momento para viajar dicen que es durante las vacaciones de Pascua, pues se supone que es cuando el clima no es ni excesivamente caluroso ni muy frío. En cuanto al verano, también es una estación ideal para ir, ya que por norma general, aunque no encontraremos las típicas temperaturas que encontraríamos en una ciudad mediterránea, lo cierto es que son agradables. Además, teniendo en cuenta que durante verano no hay tanta humedad y el nivel de lluvias es inferior, los turistas podrán realizar muchísimas más excursiones por todo el territorio.

Con un cuadro con las medias, máximas y nivel de lluvias al año, podemos decir que los mejores meses para viajar son junio, julio y agosto, ya que son los meses con unas mayores máximas en temperatura, menos lluvias al año y más horas de sol al día.

Asimismo, si nos viéramos en la obligación de señalar meses poco recomendables para ir, este sería quizá diciembre y enero, pues son los meses con temperaturas más frías, con más lluvias y con menos horas de sol. Quizá esto sea suficiente para hacernos una idea de cuándo viajar.

Teniendo en cuenta todo esto, la ropa que se suele aconsejar en todo viaje a Gales es exactamente la misma que se usaría en cualquier punto de Reino Unido; y es que, a pesar de las matizaciones, el clima difiere muy poco de un lugar a otro. Aunque siempre hay que tener en cuenta que si vamos por tierras altas y montañas necesitaremos obligatoriamente ropa de abrigo.

Más información de Gales en:

Foto vía: ocholeguas

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Información práctica de Gales



También te interesará...

Deja tu comentario