La legendaria isla de Bardsey

Bardsey

Gales es un lugar de leyendas y mitos. Un rincón del Reino Unido en el que es posible encontrar misteriosos paisajes con bellas historias, como por ejemplo la Isla de Bardsey.

Esta preciosa isla se ubica en el mar de Irlanda, concretamente en la bahía de Cardigan, frente a la península de Lleyn, en el condado de Gwynedd, y podemos asegurar que entre sus paisajes se han tejido numerosas leyendas. Al parecer, esta isla era un lugar sagrado tanto para los celtas como posteriormente para los cristianos. Así, no es de extrañar encontrarnos con mitos tan interesantes como el que asegura que en esta isla descansa en un sueño de lo más profundo el mago entre los magos, Merlín. Según esta leyenda, el mago estaría escondido en una cueva de la isla rodeado de trece tesoros y esperando pacientemente el regreso del rey Arturo.

No es el único cuerpo que descansa en la isla, pues al parecer, Bardsey guarda los huesos de más de 20.000 fieles. Al parecer, durante su historia fue un lugar de constante peregrinaje por parte de los cristianos del Reino Unido. Según cuentan, tres peregrinaciones a esta isla solía equivaler a una peregrinación a Roma. Muchos decidían peregrinar en un viaje final para terminar muriendo en este lugar sagrado, donde posteriormente eran enterrados. San Daniel y San Dubricius fueron enterrados en esta isla antes de ser trasladados a las catedrales de Bangor y Llandaff.

Si bien estas historias son un tanto difíciles de contrastar, también encontramos particularidades reales y tangibles, como por ejemplo la manzana de Bardsey; y es que esta isla cuenta con la que fue conocida como la manzana más rara del mundo, que crece en esta isla desde 1300, cuando estaba habitada por monjes exclusivamente. Actualmente se conoce como la manzana Afal Enlli.

manzana Afal Enlli

Hoy en día, la isla de Bardsey cuenta con una población de menos de 20 personas. Si bien este número crece durante el verano, nunca llega a ser demasiado alto. Esta especie de comunidad vive al margen de la tecnología y la modernidad, ya que no cuentan con suministro eléctrico permanente, teniendo que tener siempre a mano una vela para poder alumbrarse.

Si quieres visitarla, puedes encontrar botes esporádicos que viajan a la isla a diario desde Pwllheli y Aberdaron. Es una excursión que merece la pena ya que resulta muy interesante conocer este rincón parado en el tiempo, en el que además todos sus edificios son considerados bienes históricos. Si pasas por ella, no olvides visitar el monasterio fundado por San Cadfan en el siglo VI y el Observatorio de Aves y Campo de Bardsey.

Otras islas de Gales:

Foto vía: water-line
Foto 2 vía: BardseyApple

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Rutas Turísticas



También te interesará...

Deja tu comentario