La belleza victoriana del Castillo Coch

castillo-coch

Me gustan los castillos que parecen de cuentos de hadas y este en verdad parece estar en una ilustración. Emerge de entre un denso bosque y parece que para él no ha pasado el tiempo. Se trata del Castillo Coch y lo vemos tan «nuevito» porque en verdad no es una fortaleza medieval sino del siglo XIX. Fines del siglo XIX, para ser mas precisos. ¿Pero quién puede culpar a alguien por querer tener un castillo medieval para sí mismo? ¡Yo no!

El Castillo Coch fue construido por el tercer Marques de Bute aunque hay que aclarar que se construyó sobre lo que quedaba de un castillo mas antiguo, del siglo XIII. Está situado al norte de Cardiff, cerca de la aldea de Tongwynlais, y fue diseñado por uno de los arquitectos ingleses mas grandes de la época victoriana, William Burges. El castillo del siglo XIII fue construido por uno de los jefes galeses antiguos, Ifor Bach, y mas tarde ocupado por los De Clare para poder controlar el valle Taft.

La época brava de la historia galesa, comienzos del siglo XIV, implicó la destrucción de la fortaleza y las ruinas quedaron abandonadas mucho tiempo. Hasta que en los años ’70 del siglo XIX al Marques de Bute se le ocurrió hacerlo renacer de las cenizas, o de las malezas. Burges y el marques ya habían trabajado juntos en la reconstrucción del imponente Castillo de Cardiff y la idea era darle forma a una fortaleza maravillosa, de cuento de hadas. ¿Hay duda de que lo lograron?

No fue fácil ya que casi todos los castillos de Gales estaban para entonces en ruinas y llevaban largo tiempo en ese estado. Es decir, había poco con lo que comparar o poco para hacerse una idea, pero se decidió la cantidad de torres, la forma de los techos, la cuestión de la defensa y el ataque.  Una Torre del Homenaje, cocinas y distintos salones pasaron a diseñarse y construirse para la familia del marqués. Por dentro el castillo es una belleza y su decoración no fue rápida, terminándose recién una década después de la muerte del propio arquitecto en 1881.

Pero las grandes mansiones suelen no vivir grandes momentos y en verdad el castillo nunca fue muy utilizado. El marqués nunca vivió aquí y su mujer y su hija vivieron muy poco tiempo en él. En 1950 el castillo se vendió al estado.

Foto: vía Luca Vassalli

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Castillos de Gales



Deja tu comentario