San David, patrón de Gales

Saint Davids de Gales

El 1 de marzo se celebra cada año el día del santo patrón de Gales, San David (Saint David o en galés, Dewi Sants), fallecido precisamente el 1 de marzo del año 589. Ese día es una auténtica fiesta en toda Gales: conciertos, pasacalles, desfiles, actividades culturales en museos, parques y jardines y un día especial para lucir los trajes típicos galeses.

Pero ¿quién fue este santo y por qué llegó a ser considerado patrón de Gales?…

Nacido cerca de Capel Non, en los alrededores de Saint David’s, en la costa suroriental galesa, según antiguas historias narradas por Rhygyfarch, era hijo del rey de Ceredigion y de la hija de Lord Cynyr, de Caer Goch. Aunque no se conoce con total certeza, datan su nacimiento entre los años 462 y 512, aunque sí se conoce con seguridad el día de su fallecimiento, el 1 de marzo del 589, lo que hace que algunos estudiosos lleguen a situar su edad superior a los cien años.

Estudió en el monasterio de Hen Fynyw y a partir de ahí se dedicó a viajar como misionero por todo el país de Gales enseñando y propagando el cristianismo entre las tribus celtas paganas del norte de la isla. Sus andanzas lo llevaron incluso hasta el sur de Inglaterra y a Cornualles y, finalmente, fundó un monasterio en Saint David’s, en Glyn Rhosyn, junto al río Alun, donde hoy se emplaza la actual catedral de la ciudad.

Sus enseñanzas y evangelización de Cambria, Irlanda, Cornualles y Armorica durante todo el siglo VI lo llevaron a ser propuesto para el cargo de arzobispo de Gales, nombramiento que incluso fue acompañado de una leyenda a caballo entre la mitología y la fé.

Cuenta la tradición que cuando David se levantó para hablar a los fieles, se habían congregado tantos, que una parte no podía ni verle ni escucharle. Cuando así le reclamaron, el suelo sobre el que se sostenía el santo se elevó, quedando así a la vista de todos sus seguidores, mientras una paloma blanca, símbolo de pureza divina, se posó sobre su hombro. Aquel lugar hoy se puede visitar en Llanddewi Brefi.

La figura del ya arzobispo de Gales se fue engrandeciendo con el paso de los años hasta que exhaló su último aliento en el mismo monasterio que había fundado. Aquel día cuenta la leyenda que el monasterio se llenó de ángeles en aquel mismo momento.

Días antes, en su último sermón pidió: «Sé gozoso, y mantén tu fe y tu credo. Haz las pequeñas cosas que me has visto hacer y has oído que hago. Caminaré por el camino que nuestros padres han trazado antes de nosotros«. Hoy día aún se mantiene el dicho entre los galeses que proviene de esa última frase de San David: ‘Gwnewch y pethau bychain‘ («haz las pequeñas cosas»)

Su tumba se encuentra en la catedral de San David, y desde entonces, y especialmente en la Edad Media, se convirtió en un lugar de peregrinación muy conocido. No obstante, no fue canonizado sino hasta más de 400 años después, en el 1120, por el Papa Calixto II. Desde entonces, el día 1 de marzo, está incluido en el calendario eclesiástico como el día de San David y se conmemora como el de la fiesta nacional de Gales.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Cultura y tradición galesa



Deja tu comentario