Hay-on-Wye, un pueblo invadido por los libros

Hay-on-wyw

Situada en la frontera con el condado inglés de Herefordshire encontramos el encantador pueblo de Hay-on-Wye, un núcleo urbano con pocos habitantes y discretos lugares turísticos, que aun así ha sabido reinventarse y convertirse en un señalado destino en Gales, sobre todo para los amantes de los libros.

La curiosa historia turística de este pequeño pueblo comenzó aproximadamente en 1961, cuando Rhicard Bothh abrió una tienda de libros de segunda mano. Nada hizo suponer que esta pequeña apertura conseguiría que años después esta villa se convirtiera en un pueblo tan famoso. No obstante, lo cierto es que la apertura de esta tienda fue todo un éxito. Muchos autóctonos de la zona se acercaban para adquirir libros de segunda mano en ella. Viendo el éxito, otras tiendas de libros usados comenzaron a proliferar en el pueblo. Asimismo, Bothh adquirió varios edificios históricos para alojar dentro bellas librerías con género de segunda mano.

Lo cierto es que los vecinos no apostaban por el éxito que obtuvieron estas tiendas. Es más, desde un principio, gran mayoría de la población de Hay-on-Wye veía como una auténtica locura y pérdida de tiempo esto del turismo literario. No obstante, Bothh siguió empeñado, viajando por todo el país y comprando bibliotecas enteras. Acumulando un gran número de libros que posteriormente pondría a la venta en el pueblo.

Todas estas aperturas consiguieron que el pueblo fuera proclamado pueblo del libro durante los años 70. No es de extrañar, la estampa era cuanto menos curiosa, las librerías proliferaban en los sitios más extraños, como carnicerías, teatros y casas abandonadas. Llegó un momento en el que una población de menos de 2.000 habitantes contaba con nada más y nada menos que treinta librerías y más de un millón de libros.

Así, aprovechando esto, en 1977 Richard Booth ideó una estrategia publicitaria impactante. Decidió proclamar Hay-on-Wye principado autónomo. Es más, tuvo la osadía de autoproclamarse rey. Las autoridades, por descontado, insistían en que Hay-on-Wye seguía formando parte del Reino Unido, algo que no hacía más que dar mayor publicidad a este asunto y por tanto al pueblo, lo que se traducía en más y más visitas turísticas.

Booth declaró en más de una ocasión que evidentemente esta iniciativa no era seria, pero aseguraba también que la política actual tampoco. Sin duda se trataba de una decisión más que respetable para poner otra vez en marcha el negocio local, y teniendo en cuenta que este lugar cuenta con aproximadamente medio millón de turistas al año, lo consiguió.

Actualmente encontramos muchas tiendas de libros. Booth cuenta con dos, la más grande del pueblo, ubicada en el 44 de Lion Street, y otra en el castillo. En el castillo, encontramos jardines llenos de estanterías con miles de libros. Además, no hay dependientes, si una persona quiere adquirir un libro, tan sólo deberá dejar el dinero en unas pequeñas cajas que hay a la vista. Cuanto menos curioso.

Foto vía: bettyspics

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Otras ciudades de Gales



Deja tu comentario